El combate en los túneles durante la Primera Guerra Mundial

125

Un papel importante durante la Primera Guerra Mundial fue el que desempeñaron los experimentados mineros, reclutados para cavar túneles a través del campo de batalla por los bandos alemán y británico. El 7 de junio de 1917 en la Batalla de Messines se produjo una de las mayores explosiones no nucleares de la historia, y la mayor hasta el momento.

Los británicos colocaron 455 toneladas de explosivo debajo de las líneas alemanas, al explosionar crearon 19 enormes cráteres que provocaron 10,000 muertos entre las tropas alemanas. El cráter de mayor diámetro tenía 75 metros de ancho y 12 metros de profundidad. Anteriormente se habían producido multitud de explosiones a través de este método, pero nunca de tal magnitud. La explosión fue de tal potencia que llegó a escucharse en Londres.

Aunque a los tuneleros se les tenía en alta estima, su trabajo era de lo más penoso, arriesgado y aterrador. Muchos de ellos murieron sepultados por los derrumbes producidos por las continuas explosiones en la superficie. Los estrechos, oscuros y asfixiantes túneles también eran escenario de terroríficos combates a cuchillo, en muchas ocasiones los túneles entre enemigos se cruzaban provocando violentos encuentros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here