Tamerlán y su sanguinario imperio que causó 17 millones de muertes

3363

Tamerlán (1336-1402)

Desde los tiempos del Gran Rey Asirio Asurbanipal de quien ya hablamos con anterioridad, en Oriente Medio no se ha conocido un personaje tan cruel y sádico, Tamerlán el llamado ‘Azote de Dios’ construyó un imperio que aterrorizó al mundo desde Dehli hasta Esmirna en el Mar Egeo. Tamerlán sin duda hizo honor a su sangrienta reputación, recordado por sus espantosas campañas militares en las cuales millones de personas murieron asesinadas, se estima que causó 17 millones de muertes.

Tamerlán, también conocido como Timur, conquistó un vasto territorio, que se extendía desde Delhi hasta las orillas del Mar Negro, llegó a ser el gobernante más poderoso del mundo islámico en el siglo XIV, fue temido y respetado.

La división del Imperio de Gengis Kan

Un siglo y medio antes del nacimiento de Tamerlán, Gengis Kan de quien hablemos en artículo «Gengis Kan el señor de la guerra que cambió el rumbo de la historia», recorría las llanuras de Asia Central, saqueando, conquistando y asesinando a todo el que se le oponía. A su muerte el conquistador mongol dividió y repartió su vasto imperio entre cuatro de sus descendientes. A Chagatai, su segundo hijo mayor, le otorgó una gran extensión de tierra que se conocería como el Kanato de Chagatai.

Sus vecinos del norte, la Horda de Oro, eran un imperio temible, gobernados en los tiempos de Tamerlán por Toqtamish, descendiente de Gengis Kan. Estas tribus sin ley saquearon ciudades y pueblos desde Europa del Este hasta el Macizo de Altai. Mientras tanto, en el Kanato de Chagatai, había divisiones internas que rivalizaban y luchaban por el control.

El kanato de Chagatai se dividió rápidamente en dos partes, el más poderoso en el este se llamaba Mogolistán y el más débil en el oeste era conocido como Transoxiana, era un mundo dividido, hasta el nacimiento de Tamerlán en el año 1336. Su padre, Taragai, era un noble menor de la tribu Barlas, un grupo nómada que tenían su hogar al sur de Samarcanda.

La agitada juventud de Tamerlán

Tamerlán detestaba la vida nómada de sus ancestros, siempre desplazándose en cada cambio de estación para buscar mejores pastos para el ganado, lo consideraba una vida mal recompensada. Comenzó a entablar amistades con otros que se sentían como él, entonces comenzaron robando ovejas, para conseguir ganancias rápidamente, al poco tiempo lo combinó con el bandidaje, asaltando caravanas en la ruta de la seda, en este periodo demostró un gran talento para la violencia y a sus 20 años se convirtió en mercenario, en un combate fue herido gravemente en la pierna derecha y en un hombro, quedando cojo e impedido del brazo derecho.

Era incapaz de caminar correctamente sobre su pierna derecha o de levantar su brazo derecho, Este desafortunado incidente lo llevó a ser bautizado como Timur-i Lang, un apodo turco que significa «Timur el cojo», que los europeos malinterpretaron como «Tamerlán». Muchos creyeron que este sería el final de su oleada de crímenes, pero lo peor apenas estaba comenzando. Sus ambiciones no tenían límites y cuando el gobernante de Transoxiana murió en 1357, Tamerlán encontró una oportunidad ineludible.

Su ascenso al poder

Tamerlán se había ganado una gran reputación como guerrero y líder, por lo que pudo conformar un gran ejército que le permitiera unirse a Mogolistán para ocupar el vacío de poder de Transoxiana. Ilyas Khoja hijo del Kan de Mogolistán fue proclamado rey, pero Tamerlán tenía el verdadero poder detrás de la corona. Sin embargo, no estaba satisfecho con ser un segundón por mucho tiempo, en el año 1364 se unió a su cuñado Amir Husayn, quien mantenía una larga disputa con el Kan de Mogolistán.

Entre ambos conquistaron Transoxiana y se hicieron con el control en el año 1366, seguidamente invadió Mogolistán en 1369, pero Tamerlán no estaba dispuesto a compartir el reino con nadie, consiguió grandes apoyos y se enfrentaron en el conocido Sitio de Balj (1370), Amir Husayn fue asesinado, unificó el kanato de Chagatai convirtiéndose en Gran Kan. Tal como él lo vio, la misión de Tamerlán era restaurar el gobierno mongol a los días de gloria de Gengis Kan. Tamerlán se tomó un tiempo para la diplomacia, se casó con la viuda de Amir Husayn, Saray Mulk Khanum, descendiente directa de Gengis Kan por parte de padre.

Tamerlán creía que podría utilizar esto para convertirse en un líder más convincente ante los ojos de su gente. Dejó atrás este breve periodo de diplomacia para someter a sus enemigos de la manera más brutal posible, pasó los siguientes diez años estableciendo su supremacía sobre sus vecinos. Les exigió servidumbre y altos tributos, si se negaban destruiría sus ciudades y esclavizaría o asesinaría a todos.

La crueldad extrema empleada en la invasión de Persia

En 1383 se propuso la conquista de Persia, territorio dividido por luchas internas entre diferentes clanes que se iban alternando el control de la región, antaño bajo el gobierno de la casa mongol de Hulagu que conformaba el llamado Ilkanato, una de las divisiones del imperio mongol, esta parte la heredó Hulagu Kan, nieto de Gengis Kan. Comenzó con la conquista de Herat (Afganistán), saqueó la antigua ciudad, robó todos sus tesoros y destruyó la mayor parte de la ciudad, matando a la mayoría de sus habitantes. Los rumores de un acto tan brutal pronto se extendieron por toda Persia, por lo que pronto deberían tomar una decisión antes de que Tamerlán se presentara a las puertas de sus ciudades.

Teherán se rindió sin luchar, por lo que Tamerlán mostró misedicordia. Pero no todas las ciudades se iban a rendir sin luchar, la ciudad de Isfahán que se rindió sin luchar en su momento se rebeló contra el gran tributo que se le exigía. Tamerlán arrasó por completo la ciudad, masacró a sus 70,000 habitantes construyendo torres con sus cabezas decapitadas, tan solo se salvaron los artesanos y escultores, que fueron deportados por la fuerza a la ciudad de Samarcanda, para que trabajaran en la que sería la capital del Imperio Timúrida. La ciudad iba a ser el corazón del mundo islámico, por lo que Tamerlán la llenó de artistas, arquitectos e intelectuales de toda Asia. Samarcanda se convirtió en un próspero centro cultural en el centro de Asia Central.

Autoproclamado defensor del Islam

Después de aplacar las pretensiones dinásticas del kan Toqtamish de la Horda de Oro, derrotándole en una sangrienta guerra entre 1393-1395, Tamerlán estaba dispuesto a legitimar su gobierno invocando a Gengis Kan e insistiendo en su papel como defensor del Islam. El culto a la personalidad de Tamerlán se centró en la idea de que él era el «Azote de Alá», colocado por Dios en la Tierra para defender la verdadera religión. Si bien eludió constantemente las leyes del Islam, es decir, que los musulmanes no deberían matar, ni consumir alcohol, invocó a Dios a menudo como un medio de apoyo para legitimar sus campañas militares a los ojos de la gente. Pero a medida que el imperio se expandía, comenzó a incorporar a personas de diferentes credos, que por lo tanto se vieron obligados a someterse. Fue por este pretexto por el que Tamerlán invadió la India en 1398.

En septiembre de 1398, Timur y su ejército de aproximadamente 70,000 hombres cruzaron el río Indo. Destruyendo ciudades por el camino, derrotó rápidamente al sultán y arrasó a Delhi. Tamerlán usó los elefantes de sus enemigos para transportar materiales a Samarcanda para la gran mezquita que estaba construyendo en su capital.

La guerra contra los otomanos

Un año más tarde, Tamerlán planeó su próxima conquista. Esta vez miró hacia el oeste, al Imperio Otomano. Tamerlán los veía como usurpadores que habían robado territorios que pertenecían a los mongoles. El sultán otomano, Bayezid I, por ejemplo, había ofendido a Tamerlán al apropiarse de tierras mongoles en Anatolia.

En su camino hacia Anatolia, Tamerlán reconquistó Azerbaiyán y Siria antes de infligir aún más daño, esta vez en el asedio de Bagdad. Hasta 20.000 de sus ciudadanos fueron asesinados, la ciudad ardió en llamas. Después de todo, estas antiguas ciudades rivalizaban comercialmente con Samarcanda por lo que eliminaba competencia. Cuando finalmente llegó a Turquía, Tamerlán supuestamente prometió no derramar sangre si la ciudad de Sivas se rendía. Confiando en su palabra, lo hicieron, Tamerlán enterró vivos a sus 3000 habitantes, al no derramar sangre daba por cumplida su promesa.

El 20 de julio de 1402, Bayezid I y Tamerlán finalmente se enfrentaron en la conocida como Batalla de Ankara, 300,000 otomanos y 200,000 timúridas tomaron parte, a pocos kilómetros de la homónima ciudad otomana. Tamerlán era un astuto general, su táctica fue eludir el combate directo y privar de suministros a su enemigo, sobre todo de agua. Su ejército se movía rápido, se encontraban en pleno verano, mientras eran perseguidos por los otomanos, envenenaban los pozos y desviaban pequeños ríos y riachuelos. Viendo esto, los otomanos decidieron dejar de perseguirlos y regresar a Ankara, pero ya era tarde, no encontraban agua. Cuando observaron que el ejército otomano estaba suficientemente debilitado, fueron a buscarlos a campo abierto. El ejército otomano creyó por un momento en la victoria, pero fueron fácilmente flanqueados y atacados por la retaguardia, siendo derrotados.

Bayezid I y su hijo fueron capturados mientras trataban de huir, fueron llevados a Samarcanda, durante la travesía sufrieron todo tipo de vejaciones, Bayezid I fue utilizado como reposapiés por Tamerlán y exhibido en una jaula, Bayezid I murió un año después. Los otomanos se convirtieron en vasallos de los timúridas, frenando así sus aspiraciones expansionistas a través del Imperio Bizantino. Esta victoria no pasó desapercibida para los reinos europeos occidentales. Al enterarse de su victoria en Ankara, los reyes Enrique IV de Inglaterra y Carlos VI de Francia enviaron mensajes declarando sus felicitaciones a Tamerlán.

Un embajador de Castilla en la corte de Tamerlán

El reino de Castilla fue aún más lejos y envió un embajador, dirigido por Ruy González de Clavijo a Samarcanda. Clavijo describió con detalles fantásticos los acontecimientos maravillosos y exóticos que vio en la corte de Tamerlán, en una de las joyas de la literatura medieval castellana llamada «Embajada a Tamerlán». En 1404 describió los 15 palacios de Tamerlán, que combinaban las tradiciones nómadas de los mongoles e islámicas.

Ruta de Ruy González de Clavijo

Algunas de ellas eran esencialmente grandes tiendas de campaña que se podían empacar y mover cuando era necesario. Tratados como invitados de honor, los españoles cenaban todas las noches en lujosas fiestas, que siempre iban precedidas de episodios de excesivo consumo de alcohol, supuestamente siguiendo la tradición mongol. Evidentemente, Tamerlán debía darle gran importancia a estas fiestas, ya que un invitado fue castigado por llegar tarde, le cortaron la nariz, esto sucedió justo después de que Clavijo y su tripulación comenzaran su largo viaje de regreso a Castilla en noviembre de 1404.

El plan de invadir China

El belicoso Tamerlán no conocía la paz, la diplomacia le era desconocida, no toleraba saber que podía haber alguien más fuerte que él. Samarcanda había estado negociando con el emperador Yongle de la dinastía Ming de China, la cual expulsó a la dinastía mongol de los Yuan, durante estas negociaciones Tamerlán se sintió tratado como un vasallo. Cansado de esto decidió detener a los mensajeros chinos, cuando China mandó más emisarios para comprobar lo sucedido, también fueron hechos prisioneros. Tamerlán se propuso derrocar a la dinastía Ming para reemplazarla por los Yuan.

La muerte de Tamerlán

Aunque normalmente se aventuraba en sus expediciones en la primavera, para aprovechar el buen clima; se opuso a su propia costumbre y partió de Samarcanda en diciembre de 1404 con un ejército de aproximadamente 200,000 soldados. Sus principales astrólogos le habían dicho que las estrellas estaban en una alineación favorable. Desafortunadamente para Tamerlán, las estrellas resultaron ser más favorables para China que para él. Cayó enfermo en las heladas orillas del río Sir Daria en Uzbekistán y murió, en febrero de 1405. Sin un líder que inspirara confiable, el ejército de Tamerlán decidió dar la vuelta y regresar a casa.

El temible conquistador fue embalsamado en aceites fragantes y colocado en un elaborado ataúd de marfil para el viaje a su lugar de descanso final, el hermoso mausoleo de Gur-e Amir en Samarcanda, su preciada ciudad. Al igual que Gengis Kan, Tamerlán había dividido su territorio entre sus descendientes varones, pero en última instancia su imperio se construyó sobre el miedo, el terror y el saqueo en lugar de la buena gobernanza. Los sucesores de Tamerlán pasarían las próximas décadas luchando entre sí por el territorio y pronto su vasto imperio se derrumbaría.

Sin embargo, el legado de la ‘Espada del Islam’ continúa hasta hoy. Su bisnieto Babur fundó la emblemática dinastía mogol de la India, una familia gobernante responsable de crear impresionantes monumentos inspirados en el Imperio Timúrida, como el Taj Mahal y el Fuerte Rojo de Delhi. Si bien Tamerlán se labró una reputación sedienta de sangre, dejó una impresión visual única en la ciudad de Samarcanda, transformando una zona abandonada en el desierto a un centro de intercambio cultural, intelectual y religioso.

La maldición de Tamerlán

Cuando Tamerlán fue enterrado en 1405, quería asegurarse de que nadie perturbara su sueño eterno. Al parecer, tenía inscrita las palabras «cuando me levante, el mundo temblará, quienquiera que perturbe mi tumba desencadenará a un invasor más terrible que yo», para que los saqueadores de tumbas lean el mensaje y lo dejen en paz. Desafortunadamente para Tamerlán, esto no fue realmente un impedimento para que saquearan su tumba. En 1740, un invasor persa llamado Nader Sha irrumpió en el mausoleo de Gur-e Amir y quedó tan impresionado por el magnífico sarcófago de Tamerlán que se arriesgó a robarlo y llevarlo hasta Persia, pero durante el trayecto el sarcófago se partió por la mitad.

El Sha sufrió una larga racha de mala suerte a partir de entonces. Su hijo tuvo un roce muy cercano con la muerte y se le aconsejó que devolviera la piedra. Pero el espíritu de Tamerlán aparentemente no Lo perdonó y el Sha fue asesinado unos años más tarde. El arqueólogo soviético Mikhail Gerasimov fue el siguiente en probar su suerte. Como Uzbekistán era parte de la URSS, viajó a Samarcanda en 1941 para realizar indagaciones sobre los restos de Tamerlán. En la madrugada del 22 de junio de 1941, sacó el esqueleto de Tamerlán de su lugar. Al amanecer siguiente, Hitler lanzó la Operación Barbarroja, su invasión a gran escala de la URSS. ¿Fue esto solo una coincidencia o el despiadado Tamerlán que continuaba causando muerte y destrucción?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here