Los robots sociales suscitan fuertes sentimientos

Un tercio de los personas que participaban en un estudio, no quería apagar a un robot que temía a la oscuridad.

Los nuevos estudios muestran que los robots humanoides nos influencian emocionalmente con mucha facilidad, que se parecen mucho a los humanos con cabezas, torsos, brazos y piernas. No es necesario que se parezcan mucho a nosotros, antes de comenzar a tratarlos como seres humanos, especialmente si sentimos que hemos construido una relación con ellos.

Científicos de la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania hicieron que 43 sujetos de prueba jugaran un juego de preguntas con un robot humanoide llamado Nao. Se les dijo que el objetivo era probar un nuevo tipo de software robótico, por lo que no sabían que serían observados. Después del juego, a los sujetos de prueba se les dijo que desactivaran el robot, pero justo antes de que sus dedos tocaran el botón, Nao gimió: “No, no, tengo mucho miedo de la oscuridad, no me apague “.

Esto hizo que casi todos los personas que participaban en la prueba dudaran, y 14 de ellos se negaron a presionar el botón. Posteriormente, ocho sujetos de prueba explicaron que sentían pena por el robot, mientras que seis dijeron que no querían hacer algo que el robot no quería que hicieran.

Los científicos también hicieron que otro equipo hiciese la prueba sin que Nao protestara. En este caso, los sujetos de prueba no tuvieron problemas en apagar el robot. El experimento muestra lo poco que requerimos para humanizar un robot y empatizar con él. Según los científicos, está profundamente arraigado en nosotros el hecho de que trataríamos erróneamente a una máquina como un ser humano en lugar de arriesgarnos a que algo humano sea tratado de manera inhumana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here