Cómo planchar sin dolor

¿Sabías que ya en el antiguo Egipto se usaban grandes piedras para llevar la ropa planchada?

Desde la antigüedad llevar la ropa planchada ha sido siempre signo de elegancia y distinción. Planchar puede ser perjudicial tanto para la zona baja de la espalda como para el cuello y brazo, por motivos diferentes. Vamos intentar remediarlo con estos consejos:

Plancha y dolor de cuello

El peso de la plancha incide directamente en la postura. Elige una ligera que no te obligue a forzar la postura del brazo.

La altura de la plancha es determinante. Muy alta obliga a elevar el brazo y la musculatura del cuello. Muy baja produce dolores lumbares. La ideal es la que permita al brazo moverse cómodo, para no forzar la espalda hacia adelante.

Plancha y dolor de espalda

Pon el cuerpo cerca de la tabla de planchar para tener la espalda recta y no inclinada hacia adelante. De esa forma, evitarás la tensión sobre la parte baja de la espalda.

Realiza descansos de unos minutos cada cuarto de hora planchando.

Coloca un taburete bajito, de unos 10 centímetros, donde subir un pie. Podemos ir alternando el pie cada varios minutos, así el peso cambiará y también la tensión muscular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here