Cómo las cosquillas ayudaron a evolucionar a la especie humana

¿Por qué el cosquilleo nos hace reír?. Cómo esta extraña reacción es una evolución humana que mantuvo a nuestra especie a salvo.

El cosquilleo puede ayudar a fortalecer los lazos sociales entre los miembros de la familia. Debajo de tu piel hay millones y millones de terminaciones nerviosas, arreglos ramificados de células de color blanco que envían señales a tu cerebro. Le están diciendo a su cerebro que la etiqueta de su puente está cavando en su espalda y que el papel entre sus dedos se siente suave. Cuando estos nervios se tocan ligeramente, estimulan dos regiones del cerebro, la corteza somatosensorial, que analiza la sensación, y la corteza cingulada anterior, que procesa sentimientos agradables.

Si alguien roza una pluma contra su piel, ambas áreas del cerebro entran en acción y usted experimenta la sensación de cosquilleo. Esta experiencia nos hace reír, pero no porque nos resulte gracioso. Parece que lo que estamos haciendo en realidad está demostrando que no somos una amenaza para el agresor (en este ejemplo, la persona con la pluma). Piense en los lugares de su cuerpo que son más delicados, por lo general son el cuello, las axilas y los pies.

Los seres humanos son una especie social que viven en grupos para que puedan pasar el conocimiento de una generación a otra y entre individuos. Cuando nuestros ancestros hacían cosquillas, el agresor le estaba enseñando a la otra persona cómo defenderse. Si imaginas que alguien te hace cosquillas en los costados, probablemente te sujetarás los brazos para protegerte. Los biólogos evolutivos esperan que el cosquilleo sea una forma de ataque inofensivo a otros en nuestro grupo social. Hacer reír involuntariamente a otro es una demostración de dominio.

¿Por qué algunas personas son más delicadas que otras?

Las cosquillas de un familiar causan una respuesta mayor que la de alguien que no conoce bien para algunas personas, hacer cosquillas es divertido, para otras es doloroso o desagradable, mientras que otras no son para nada delicadas. Los científicos no están seguros de por qué las personas experimentan la sensación de manera diferente, pero esperan que sea el resultado de que la genética haga que la piel de algunas personas sea más sensible.

Ellos sí saben que es más probable que tengas cosquillas si el cosquilleo te atrapa por sorpresa o si es un amigo cercano que lo hace. En 2016, un estudio en ratas reveló que la ansiedad las hacía menos sensibles al cosquilleo, lo que también podría ser cierto en los humanos.

¿Por qué no puedes hacerte cosquillas tú mismo?

Puedes engañar a tu cerebro usando una pluma, pero la mayoría de las personas no pueden hacerse cosquillas a si mismas. Intenta hacerte cosquillas a ti mismo, apunta a un lugar donde sabes que usualmente eres bastante delicado, como la parte posterior del cuello.

No obtendrás la misma respuesta de risa como si alguien te hubiera hecho cosquillas. Cuando los neurólogos han comparado las exploraciones de FMRI de personas que tienen cosquillas con otras que intentan hacerse cosquillas, han visto una marcada diferencia en la actividad de las regiones de cosquillas.

La respuesta en la corteza somatosensorial y la corteza cingulada anterior se atenúa cuando las personas intentan hacerse cosquillas. Los estudios en el University College London han demostrado que el cerebelo, una parte del cerebro que controla los movimientos, puede predecir tu propio movimiento. Por lo tanto, utiliza esta predicción para cancelar la respuesta familiar de otras regiones de cosquillas del cerebro al cosquilleo. Como resultado, mantenemos la calma en lugar de experimentar la risa en respuesta a las cosquillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here