Precauciones con los golpes y caídas en el hogar

¿Sabías que casi el 70% de los accidentes en casa se producen por caídas?

Resbalones, tropiezos y caídas son accidentes muy frecuentes y con consecuencias importantes para la salud. Pero no todos los miembros de la familia los sufren por igual, son los menores de cinco años y los mayores de 65 los que tienen más probabilidades de tener un accidente. Las lesiones más habituales son las contusiones, las lesiones articulares como esguinces o luxaciones, incluso, la fractura de algún hueso.

Cómo prevenir las caídas

Procura tener siempre una buena iluminación en casa. Moverse a oscuras o con poca luz incrementa el riesgo de accidente.

El orden en la casa es básico. Manten el suelo libre de obstáculos, sobre todo en las zonas de paso.

Limpia los suelos con regularidad empleando para ello productos que no resbalen. Evita andar sobre suelos mojados.

En la bañera, utiliza alfombras o pegatinas antideslizantes si notas que no es estable.

Coloca en las escaleras de la casa una barandilla de altura no inferior a 90 cm y que disponga de pasamanos en todos sus tramos.

Protege aquellas ventanas que se encuentren a menos de un metro del suelo mediante barandillas o rejas que impidan la caída de las personas.

Coloca cierres de seguridad en puertas, escaleras, balcones y ventanas que den acceso a zonas con riesgo de caída.

Pide ayuda para transportar bultos voluminosos, aunque no sean pesados.

Si tienes que usar una escalera de mano utiliza una de tijera para trabajar o alcanzar objetos elevados. Nunca la utilices si está defectuosa (travesaños rotos, sistema de bloqueo antiapertura averiado o inexistente).

Evita utilizar sillas o muebles para alcanzar objetos altos.

Ancla las estanterías firmemente a la pared.

Nunca dejes a un niño pequeño sobre una superficie elevada (cambiadores, taburetes,etc.) sin supervisión.

Cómo socorrer en caso de caída.

No levantes a la persona inmediatamente, comprueba primero que no se hayan producido fracturas o aturdimientos.

En caso de posible fractura, no muevas al accidentado más de lo imprescindible, evitando que se agraven las lesiones producidas.

En caso de desmayo, asegurate de que tiene pulso y respira. Aflójale la ropa para que respire más fácilmente, túmbalo y elévale las piernas cuarenta y cinco grados.

Tras un desmayo, es posible que al recuperar la consciencia la persona vomite; si es así, gira su cabeza hacia un lado para evitar que se ahogue.

En caso de golpe fuerte, inmoviliza la zona y aplica compresas frías o hielo.

Tranquiliza a la víctima y llama al servicio médico de su localidad para que sean ellos los que valoren la posible gravedad de la lesión.

Recuerda: «Hagamos de nuestro hogar, un hogar más seguro»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here