SOS ¿Cómo podemos solucionar el problema del plástico?

Los residuos plásticos están asfixiando el planeta. ¿Qué podemos hacer para limpiar la basura de los océanos?, para ello debemos realizar un profundo análisis de la situación:

¿Qué es el plástico?

-Los polímeros plásticos son largas cadenas de moléculas unidas por enlaces de carbono.
-Las cadenas de polímero contienen miles de sub-unidades de repetición llamadas monómeros.
-Los polímeros también existen en la naturaleza, pero sus enlaces químicos se descomponen más fácilmente. -Los termoplásticos se derriten cuando se calientan y se transforman en nuevas formas.
-Los termoestables se fijan en una forma y no se derriten cuando se calientan.
-Los aditivos químicos, como los tintes, pueden encajar entre las cadenas de polímero.
-Hay siete tipos de plástico, ordenados según sus similitudes químicas.
-Las materias primas para plásticos son hidrocarburos de carbón, gas y petróleo.

¿Por qué no se biodegradan los plásticos?

Aproximadamente 2.1 billones de toneladas de desechos son producidos globalmente cada año.

Los microbios se ponen rápidamente a trabajar con los desechos orgánicos, como el papel y las cáscaras de vegetales, pero no pueden manejar el plástico. Esto puede parecer extraño, ya que hacemos plástico con aceite, que proviene de restos de plantas y animales antiguos, pero todo depende de la forma en que se fabrica el plástico. Los polímeros naturales utilizan enlaces químicos llamados enlaces peptídicos, mientras que los polímeros plásticos contienen enlaces carbono-carbono. Estos lazos son mucho más fuertes, y eso es tanto un regalo como una maldición.

La mayoría de las enzimas que los seres vivos utilizan para descomponer las moléculas orgánicas no pueden romper estos enlaces. Esto ayuda a que los plásticos sean tan duraderos, pero también los hace difíciles de eliminar. Solo hay un puñado de organismos, incluidos algunos hongos y bacterias, capaces de descomponerlos. Los científicos todavía están buscando la mejor manera de usarlos. Irónicamente, si más organismos aprenden este truco, podría poner en peligro la durabilidad de las estructuras de plástico vitales.

Los siete tipos de plástico

PET Tereftalato de polietileno 11%
Botellas, frascos de comida, ropa, fibra de alfombra, algunas botellas de champú y enjuague bucal.

Polietileno de alta densidad HDPE 14%
Botellas de detergente y lejía, cajas de bocadillos, jarras de leche, juguetes, cubos, macetas y contenedores.

PVC cloruro de polivinilo 5%
Tarjetas de crédito, marcos de puertas y ventanas, canalones, tuberías y cuero sintético.

LDPE polietileno de baja densidad 20%
Embalaje de película, bolsas, plástico de burbujas, botellas flexibles, aislamiento de cables y alambres.

PP polipropileno 19%
Tapas de biberones, pajitas, fiambreras, refrigeradores, fibras de tela y moqueta, lonas y pañales.

PS Poliestireno 6%
Copas de espuma plástica, cajas de huevos, bandejas de carne, maní de empaque, perchas, botes de yogur y aislamiento.

OTROS 24%
Tejidos de nylon, biberones, discos compactos, contenedores de almacenamiento médico, repuestos de automóviles y biberones.

¿Cómo llega el plástico al medio ambiente?

1 consumo constante
El mundo produce 300 millones de toneladas de plástico cada año, la mitad de las cuales usamos solo una vez antes de desecharlo.

2 agua contaminada
Más de 110,000 toneladas de microplásticos se lavan sobre tierras agrícolas en América del Norte y Europa cada año.

3 en la lavandería
La ropa acrílica libera más de 700,000 fibras plásticas por 6 kg de lavado. Poliéster libera cerca de 500.000.

4 plastico por persona
La persona promedio en la UE produce 31 kg de residuos plásticos cada año.

5 Sopa Microplástica
Hay más de 5 billones de piezas de plástico flotando en los océanos.

6 ríos de basura
Cada año, nuestros ríos transportan alrededor de 100.000 camiones de basura de residuos plásticos al mar.

7 mar adentro
Cada año, 12 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos de la Tierra a través de ríos, playas y desagües.

8 en las playas
Por cada kilómetro de playa del Reino Unido, puedes encontrar 5,000 piezas de residuos plásticos desechados.

El sistema 001 para combatir la contaminación plástica en el mar

En algún lugar entre Hawai y California, una isla de basura barre el mar. Un flotador de 600 metros de largo, una falda profunda de tres metros rastrilla el océano. Forzado por el viento y las olas, se mueve más rápido que las corrientes, forma una red en forma de U. Los peces se sumergen para escapar de sus avances, pero a medida que el sistema vaga por el agua, se acumula una captura extraña. Enfrentandose a tormentas y los efectos corrosivos de la sal marina, el Sistema 001 envía señales a los satélites y a los barcos que están cerca para recolectar y transportar los deshechos flotantes. Ahora mismo este es el mejor remiendo de basura del Pacífico, y su trabajo es limpiar el mar.

La isla de plástico del Pacífico es un vórtice de basura; un remolino de desechos atrapados en las corrientes oceánicas. Aunque no se describe a veces la isla de forma literal en los medios de comunicación, en sus aguas encontramos pequeños trozos de escombros flotantes. Agitadas por la acción de las olas, las piezas se mueven hacia arriba y hacia abajo en una columna de agua, circulando con las corrientes. Las aves marinas, los mamíferos marinos y los peces confunden los trozos flotantes con los alimentos, llenando sus barrigas con basura indigesta. Las piezas que permanecen se desgastan durante el balanceo implacable, frotando astillas de plástico microscópicas y productos químicos tóxicos en el agua.

Implementado el 16 de octubre de 2018, el Sistema 001 tiene como objetivo limpiar la mitad de la isla de basura del Pacífico en los próximos cinco años. Es el primero de una red de 60, y el resultado de más de 270 pruebas de modelos a escala y seis prototipos. Empujado por fuerzas naturales y equipado con sistemas electrónicos alimentados por energía solar, el Sistema 001 sigue silenciosamente el flujo del agua. Tiene luces y GPS para advertir a los marineros, y se mueve lo suficientemente lento como para que los peces puedan esquivarlo.

El plástico, por otro lado, no puede escapar, atrapado entre el flotador inflable y la falda sólida, no tiene a dónde ir. Carga por carga, los camiones de basura marinos recuperarán los desechos y comienzan a limpiar el océano. Si todo va bien, el proyecto podría desplegarse en todo el mundo para eliminar el 90 por ciento de nuestra basura flotante para 2040.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Hace apenas 100 años que Leo Baekeland inventó el primer plástico totalmente sintético. Desarrollado para aislar cables eléctricos en el extremo final de la segunda revolución industrial, este nuevo material era diferente a todo lo visto anteriormente. De fabricación barata, resistente al calor y altamente moldeable, podría ser cualquier cosa que la gente quisiera ser, su invención inició una ola de innovación química.

Todos los plásticos tienen la misma estructura básica, cadenas largas y repetitivas que se derriten cuando se calientan y se endurecen cuando se enfrían. Lo que los hace especiales es su versatilidad. Podemos extruir en láminas delgadas, presionarlas entre rodillos, soplarlas en burbujas, moldearlas como metal o moldearlas al vacío en formas 3D. Cambiar los componentes químicos de las cadenas puede alterar su flexibilidad, el punto de fusión y la capacidad de resistir sustancias químicas. Los aditivos entre las cadenas pueden cambiar su color, hacer que sean a prueba de fuego, agregar a las cadenas puede hacer que se enreden, formando nudos que funden y fijan el plástico terminado en formas permanentes.

Estos increíbles materiales son baratos, limpios e impermeables. Pueden ser gruesos o delgados, flexibles o quebradizos, de colores brillantes o completamente transparentes. Podemos usarlos para nuestra piel, envolverlos alrededor de nuestra comida y usarlos para construir todo, desde bolígrafos hasta teléfonos inteligentes y naves espaciales. Los plásticos son lo suficientemente fuertes para soportar edificios, lo suficientemente livianos para volar y lo suficientemente resbaladizos para evitar que los huevos se peguen a las sartenes.

“Estos materiales maravillosos son tan baratos que no pensamos dos veces en tirarlos.”

Hoy, fabricamos 300 millones de toneladas de plástico al año, la mitad de las cuales van directamente a la basura. Gastamos 1 millón de botellas de plástico por minuto, medio millón de pajitas de plástico al día y 4 billones de bolsas de plástico al año. De todo el plástico que hemos fabricado, casi el 80 por ciento está en vertederos o ensuciando el mundo natural. Casi un tercio de los envases de plástico se vierte directamente al mar, donde permanecerá durante generaciones; Las enzimas fabricadas por la naturaleza, no pueden tocar las cadenas hechas por el hombre que hacen que el plástico sea tan fuerte y duradero.

¿Qué podemos hacer?

El proyecto Ocean Cleanup, creadores del sistema 001, se encuentra en el final de la cadena, limpiando el río de desechos que se vierte en nuestras casas y negocios. Pero, a medida que el Sistema 001 recorre el mar, personas de todo el mundo están avanzando para luchar contra la línea de producción de plástico.

El mayor sector productor de plástico es el embalaje. Hay bolsas, bandejas y películas hechas de polietileno de baja densidad (LDPE); Botellas de leche y champú hechas de polietileno de alta densidad (HDPE); botellas de agua y botellas de líquidos de limpieza hechas de tereftalato de polietileno (PET); Platos, vasos y cubiertos de poliestireno; envases aislados de poliestireno expandido; y tapas de botellas, paquetes crujientes y tinas de helado hechas de polipropileno. En todo el mundo, utilizamos alrededor de 10 millones de bolsas de plástico cada minuto. Para detener la marea plástica, tiene sentido comenzar aquí.

Desde su lanzamiento en 2017, más de 50 países se han inscrito en la campaña de la ONU para el Medio Ambiente, Clean Seas. El plástico de un solo uso está ahora firmemente en la línea de fuego, los países de todo el mundo los están eliminando gradualmente. Taiwán está aumentando la prohibición total de pajitas, tazas y bolsas de plástico de un solo uso, Zimbabwe planea prohibir el envasado de plástico expandido para alimentos, y Kenia ya ha declarado ilegales las bolsas de plástico; Las personas que se encuentran haciendo, vendiendo o usándolos enfrentan una multa de hasta 32,000 euros o hasta cuatro años de prisión. Pueden parecer drásticos, pero estas tácticas están funcionando. En el Reino Unido, un impuesto de 5 peniques en bolsas de plástico de un solo uso ha hecho que la cantidad de bolsas utilizadas en Inglaterra disminuya en más del 80 por ciento.

Bolsas, pajitas y microperlas son algunos de los objetivos más fáciles; cambiar a alternativas no plásticas es barato y simple. Pero cuando se trata de otros productos de un solo uso como botellas, cubiertos y tazas de café, el desafío es mayor. Una opción es reemplazar los plásticos con materiales tradicionales. Podríamos utilizar vidrio, metal, papel, cartón o yute (fibra vegetal). Sin embargo, si bien son reciclables, estos materiales no siempre son mejores para el medio ambiente. Hacer papel produce más contaminación que hacer plástico, y también consume más energía y más agua. Y, aunque la producción de vidrio es más respetuosa con el medio ambiente, los contenedores en sí son pesados ​​y voluminosos, acumulando más contaminación cuando los productos finalmente se envían.

Las nuevas empresas creativas ya están experimentando con nuevas opciones, incluyendo cubiertos hechos de trigo, botellas de agua hechas de algas y packs de seis anillos, que unen las latas de aluminio, hechos de cebada.

“Hacer papel produce más contaminación que fabricar plástico”

Diseñados para desaparecer después de usarlos, satisfacen el deseo de soluciones de un solo uso sin contaminar el planeta. Sacar el plástico de nuestras vidas llevará un tiempo, hasta entonces, tenemos que trabajar con lo que tenemos.

En Japón, todavía no hay prohibiciones de plástico. En su lugar, se centran en la gestión de residuos, priorizando el reciclaje para que la basura nunca llegue al mar. Los plásticos no reciclables pasan a través de los incineradores, liberando calor que hace girar las turbinas para producir electricidad. Este enfoque intenta convertir nuestro modelo lineal de diseño de productos, consumo y desperdicio en un sistema más circular. El sueño sería cerrar el ciclo para que todos los plásticos desechados se conviertan en materias primas para la producción futura. Los cambios en el diseño y el reciclaje podrían hacer que los productos duren más, que sean más fáciles de reparar y reutilizar al final de su vida útil, los cambios en los métodos de recuperación de energía podrían ayudarnos a obtener más plásticos contaminados para su reutilización.

Este proceso ya está en marcha. En Europa, una meta establecida en diciembre de 2017 tiene como objetivo ver que el 55% de los envases de plástico se reciclan para 2030. Para ayudarnos a lograr este objetivo, los cambios en las políticas podrían comenzar a responsabilizar a las empresas por lo que sucede con sus productos después de que los hayamos utilizado. En Sudáfrica, por ejemplo, los miembros de PET Recycling Company pagan un impuesto sobre las materias primas para la producción de plástico. Este dinero luego vuelve a rediseñar el empaque y reciclar los desechos post-consumo. Esto no solo ayuda al planeta, sino que también crea empleos, que pueden ser mejores para las economías que prohibir todos los plásticos. De vuelta en el Reino Unido, el Pacto de Plásticos del Reino Unido está trabajando con el embalaje. El sector de transición a plásticos reutilizables, reciclables o compostables también quiere llevar el reciclaje de plástico al 70% en 2025.

Los científicos están experimentando con plásticos biodegradables, como la polilactida (PLA). Está hecho de ácido láctico, que proviene del maíz, tarda solo 12 meses en descomponerse. Para los plásticos que no podemos reciclar, los nuevos métodos esperan capturar más energía de los residuos convirtiéndolos en combustibles. Un proceso llamado gasificación calienta los plásticos con aire para producir un gas que se puede quemar. Otro, llamado pirólisis, los calienta sin aire para producir un combustible líquido como el aceite.

Todavía hay problemas para resolver estas nuevas tecnologías. Quemar desechos de plástico puede ser peligroso, y para hacer suficientes plásticos biodegradables para reemplazar los no degradables, necesitaríamos para convertir vastas áreas de tierra a monocultivos de maíz. Luego está el hecho de que, aunque los plásticos biodegradables se pueden descomponer, no significa que lo hagan. Deben alcanzar temperaturas de más de 50 grados centígrados, lo que se puede lograr dentro de compostadores industriales, pero no cuando los plásticos se escapan al océano. Pero nos estamos moviendo en la dirección correcta, y todos tenemos un papel que desempeñar.

Nosotros, como individuos, podemos elegir alternativas a los plásticos y presionar a los gobiernos y las marcas para hacer cambios más grandes. Si nos centramos en la reducción, reutilización y reciclaje, podríamos cerrar el ciclo de la economía plástica y detener este increíble material que se filtra hacia el mar.

5 datos sobre empresas que están haciendo cambios

1 Ecostrawz
Ecostrawz hace pajitas reutilizables y de un solo uso sin ningún tipo de plástico. Sus opciones de vidrio y metal duran unos cuantos años, mientras que sus versiones de bambú y trigo se descomponen rápidamente.

2 KeepCup
Los fabricantes de estas tazas reutilizables las diseñaron teniendo en cuenta el café para llevar. Con piezas reemplazables hechas de plástico, vidrio y silicona, están diseñadas para durar años, no minutos.

3 BioCellection
Esta nueva empresa con sede en California se centra en los residuos plásticos contaminados que están demasiado sucios para reciclarlos. Destruyen los desechos, descomponen los polímeros y convierten el plástico en productos químicos que pueden usarse para algo nuevo.

4 Recycling Technologies
Esta empresa utiliza el calor para romper los polímeros plásticos. Su proceso de reciclaje rompe las hebras largas, convirtiéndolas de nuevo en petróleo y gas que luego se pueden usar nuevamente.

5 Vegware
Esta empresa vende embalajes desechables basados ​​en plantas, a cafés, restaurantes y bares. Cuando se combina con el desperdicio de alimentos y se envía a las instalaciones de reciclaje industrial, Vegware lo convierte en compost en solo 12 semanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here