La castidad de María Tudor

Felipe II rey de España tuvo una boda por poderes con la princesa inglesa María Tudor en 1554. El rey al no poder asistir a la ceremonia envió al conde de Egmont, noble flamenco y hombre de confianza del rey.

Conde de Egmont 1522-1568

Para cumplir con la tradición era costumbre que el representante del rey simbolizara la unión túmbandose con la nueva reina en la cama. Por lo que el conde para que no hubiera duda alguna de su honestidad, lo hizo pero poniéndose su pesada armadura.

La evolución del preservativo

En la antiguedad tanto los egipcios como los romanos utilizaban preservativos, elaborados con telas o con tripas de animales. Pero fue Gabriele fallopio, popular médico y anatomista de la época quien comenzó a comercializarlo en el siglo XVI. Creó una funda con tripa de cerdo y lino para prevenir enfermedades venéreas.

Gabriele fallopio 1526-1562

Un siglo después Lord Condom añadió aceite para lubricarlo, médico personal de Carlos II de Inglaterra, dió el popular nombre de condón al preservativo. Hasta 1870 no aparecería el primer preservativo elaborado con goma.

El rey mortal

El rey Filipo II de Macedonia y padre de Alejandro Magno, temía caer en la soberbia, así que decidió poner a un soldado en la puerta de sus aposentos y que este le dijera cada mañana al despertar: “Levántate, Rey y piensa que no eres más que un miserable mortal”.

Filipo II junto a su esposa Olimpia y Alejandro Magno

Los emperadores romanos adoptaron la costumbre en la cual se hacían acompañar de un siervo que les decía: “Recuerda que sólo eres un hombre”, después de sus triunfos.

Las capitanas piratas

En el mundo de la piratería también hubieron mujeres que capitanearon barcos pirata, En el siglo XVIII hay que destacar sobre todo a la irlandesa Anne Bonney y a la inglesa Mary Read.

Grabado representando Anne Bonney y Mary Read

El hecho de ser mujeres no apiadó a sus captores. Fueron condenadas a la horca en 1720, ambas alegaron estar embarazadas por lo que fueron encarceladas hasta el fin de sus días, se sabe que Mary Read murió de fiebres pero el destino de Anne Boy se desconoce hasta hoy.

Ramsés II no era faraón del Éxodo judío

El relato bíblico del Éxodo no menciona el nombre del faraón que sometía al pueblo judío. La falta de datos y el hecho de que Ramsés II fuera considerado el faraón más importante de la historia, hicieron que se popularizara dicha creencia, la cual fue engrandada gracias a películas como los “Diez mandamientos”.

Algunos historiadores creen que el hecho sucedió bajo el reinado del faraón Meneptah, o que incluso llegaron a haber dos migraciones, una durante el reinado de Akenatón y otra un siglo después bajo Ramsés II, pero el hecho de que se produjera dicho Éxodo sigue puesto en duda por la mayoría de historiadores con reconocimiento.

El Faraón pelirojo

En 1976 unos estudios de la momia de Ramsés II determinaron que el color de pelo del faraón era pelirojo. Este color estaba asociado con el dios Seth, vínculado con lo maligno al haber asesinado a Osiris.

Su padre y uno de sus sucesores llevaban el nombre de Seti, amado por Seth. Se cree que Ramsés II utilizó su rasgo físico en su provecho para demostrar su divinidad.

La Guerra de los 116 años

Así debió de ser conocida la guerra conocida la “la guerra de los cien años” (1337-1453), guerra en territorio francés provocada por la rivalidad entre Inglaterra y Francia.

Una rivalidad que llevó a la invasión inglesa de Francia, los conflictos diplomáticos y pretensiones de ambos reinos terminaron desembocando en una serie de campañas militares, alternando treguas y tratados de paz, hasta que los franceses expulsaron a los ingleses en la batalla de Castillon (1453).

La leyenda de la espada de Damocles

Damocles fue cortesano a las ordenes del tirano de Siracusa Dionisio I el viejo, en el siglo IV a.C., siempre criticaba la fácil vida regalada que llevaba. Dionisio se hartó de soportar tal envidia de su subordinado.

Por ello quiso que este probase lo díficil y pasajero que era su cargo, para este propósito invitó a Damocles a sentarse en su trono durante un festín. Para su sorpresa descubrió que sobre él colgaba uan espada suspendida sujetada con la mecha de un crin de caballo (la cabellera de un caballo). De este modo comprendió lo peligroso que suponía obstentar dicho poder, dando lugar a la famosa expresión.

El ataque con murciélagos bomba

Durante la segunda guerra mundial, el ejército de Estados Unidos, planteó, a través de la Oficina de Servicios Estratégicos, una forma de bombardear Tokio al comienzo de la guerra del Pacífico.

Al carecer de bases próximas para realizar bombardeos, se sugirió insertar bombas temporizadas a un ejército de murciélagos, los cuales buscarían tierra desesperadamente al ser lanzados desde el mar, tomando dirección a Japón. Finalmente el experimento se descartó al resultar imposible asegurar que alcanzasen su destino.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here